Home / Inicio

 

HOME INSTITUCIONAL CONSULTA QUIEN SOMOS ED. TEOLOGICA CAMPAMENTOS LITURATURA EVANGELISMO Y MISIONES ASESORAMIENTO ESTUDIO BIBLICOS GUIA DE IGLESIAS
 

Quienes somos:

La Unión Bautista del Noroeste Argentino (UBNOA), es un entidad cristiana evangélica bautista. Actualmente está formada por 81 iglesias diseminadas en las provincias de Salta, Jujuy y Tucumán.

La UBNOA, está inscripta en el registro nacional de cultos de la República Argentina con el número 3205, y está reconocida como entidad jurídica mediante resolución 740/88 del gobierno de la provincia de Salta.

Las iglesias afiliadas, mantienen su autonomía mediante el gobierno congregacional, siendo representadas ante la asamblea de la UBNOA, por 2 delegados, uno de los cuales debe ser el pastor o anciano de la iglesia.

Las asambleas anuales de la UBNOA, son la autoridad máxima de la entidad, la que es administrada por una Junta Directiva, que es elegida por los delegados de las iglesias, en forma democrática.

Los fines y propósitos principales de la entidad son:

Fomentar entre las iglesias asociadas, un profundo sentido de comunión y de identificación con un propósito y destino común.

Fomentar, coordinar y colaborar en los esfuerzos de evangelización de las iglesias.

Promover programas de educación cristiana en las iglesias.

Promover y sostener misioneros, evangelistas, maestros, y coordinadores para fomentar entre las iglesias asociadas a la extensión del evangelio y el crecimiento de las mismas.

Crear y sostener entidades de educación cristiana como Instituto Bíblico, Seminarios, etc.

Promover, organizar, y coordinar la realización de campamentos, retiros espirituales, y actividades que fomente la fraternidad entre las iglesias.

Servir como cuerpo de consulta para las iglesias asociadas cuando ellas lo soliciten.

Crear y sostener instituciones de ayuda social como ser escuelas, hogares de niños y de ancianos.

Representar a sus asociados ante los poderes públicos de cualquier jurisdicción en asuntos relacionados a los fines específicos de la Institución.
Llevar las estadísticas que estime convenientes respecto a sus asociados.

Otorgar ayuda económica a las iglesias asociadas para el desarrollo de sus programas locales.

Recaudar fondos para el cumplimiento de sus propósitos, solicitando contribuciones a las iglesias asociadas, a personas o instituciones del país o del exterior.

Establecer vínculos con la Sociedad Bautista Evangélica u otras instituciones similares para la integración de recursos humanos y estratégicos para el logro de sus objetivos.

 
Lo que creemos:
Dios:
Existe un solo Dios en tres personas: el Padre, el Hijo, y el Espíritu Santo. Dios es Espíritu, infinito, eterno e inmutable en su ser sabiduría, poder, santidad, justicia y verdad.
Es Creador de todas las cosas visibles e invisibles.
1) El Padre es la primera persona de la Trinidad y su nombre expresa la relación que existe entre él y la segunda persona, el Hijo Jesucristo; y entre él y sus hijos espirituales en Cristo.
2) El Hijo Jesucristo, la segunda persona de la Trinidad, se manifestó en carne humana sin pecado para ser el salvador del mundo y el único mediador entre Dios y los hombres, nació de la virgen María, y fue y es a la vez verdadero Dios y verdadero hombre.
3) El Espíritu Santo, la tercera persona de la Trinidad, se manifiesta entre los hombres para convencer al mundo de pecado, de justicia y de juicio, testificando de Cristo y glorificándole; y para regenerar, santificar, y consolar a los que creen en Jesucristo. Además une y guía a la iglesia, dotándola de diversos dones.
La Biblia:
La Biblia es la Palabra de Dios, inspirada divinamente en su totalidad por el Espíritu Santo, infalible, inerrante, y dada por Dios al hombre como única autoridad y regla de doctrina y conducta.
La Salvación del hombre:
1) Adán, cumbre de la creación divina, hecho a imagen y semejanza de Dios, desobedeció y cayó en pecado. Desde su caída todos están muertos en delitos y pecados.

2) El hombre es redimido por la gracia de Dios mediante el arrepentimiento, por medio de la fe en Cristo y su obra redentora. En el instante del nuevo nacimiento Dios justifica al hombre; el Espíritu Santo lo bautiza en el Cuerpo de Cristo, que es la iglesia, y lo identifica espiritualmente con Cristo en su muerte y resurrección; Cristo por el Espíritu Santo habita en el creyente para siempre.

3) La santificación empieza con la justificación y es progresiva. Es un proceso de crecimiento espiritual para el creyente en el que este mengua considerándose muerto al pecado y vivo para Dios, manifestando cada vez más a Cristo y el fruto del Espíritu Santo en su vida.

4) La Segunda venida de Cristo es la gloriosa esperanza del creyente. Mientras tanto los muertos en Jesús gozan en su presencia. Los que mueren sin Cristo sufren la separación eterna de Dios. En la Segunda Venida de Cristo, la Iglesia universal y completa será arrebatada por el Señor, comparecerá ante el Tribunal de Cristo y se unirá para siempre con El. Luego Cristo y su Iglesia descenderán para establecer su Reino de mil años aquí en la tierra. Cuando los mil años se cumplan, serán resucitados los injustos para el juicio final y el castigo eterno en el Lago de Fuego.
La Iglesia:
1) La Iglesia de Jesucristo nacida en el día de Pentecostés es su cuerpo espiritual, del cual él mismo es la cabeza, y los creyentes los miembros. Esta Iglesia invisible y universal incluye a todos los que creyeron, creen, y creerán en Cristo por todo el mundo.

2) La Iglesia de Jesucristo se manifiesta visiblemente en las congregaciones locales. Estas se componen de personas regeneradas y bautizadas por inmersión de agua, reunidas para adorar a Dios, propagar la fe, observar las ordenanzas, practicar el amor fraternal, y ejercitar los ministerios mediante la predicación del evangelio, la enseñanza de la sana doctrina y la acción social y comunitaria. Las Iglesias locales son autónomas y su gobierno es de tipo congregacional, ejercido bajo la autoridad de Jesucristo, siendo al mismo tiempo interdependientes y solidarias entre si en virtud de su común vocación.
Breve reseña histórica:
La obra Evangélica Bautista en el Noroeste Argentino, comenzó en la año 1.948, con la llegada de los misionero Roberto y Luisa Greenman, quienes se radicaron en la ciudad de San Pedro de Jujuy, desde donde comenzaron la predicación del mensaje de salvación en esta parte del país.  En el mes de agosto de ese año se realizó la primera campaña evangelística en la ciudad de San Pedro de Jujuy.

En el año 1950 Heriberto y Doris Rambikur, llegaron a la ciudad de Salta, iniciándose así la obra bautista en esa ciudad.

Alrededor del año 1.953, Carlos y Janet Gerow se trasladaron a la localidad de Humahuaca para iniciar la obra en ese lugar y zonas de influencia.

En el año 1.956 los misioneros David y Juanita Spruance  junto con Roberto y Doris Hall, principiaron la obra bautista en la ciudad de San Miguel de Tucumán.  En es mismo año se comenzaba también la obra en la zona de Palpalá y Joaquín V.  González, por medio del misionero Arno Enns.

Con el correr del tiempo, nuevos misioneros se fueron sumando a la tarea de esatablecer iglesias que respondieran al modelo Bíblico, y que sustentaran las doctrinas y prácticas de las iglesias bautistas.

Como fruto del trabajo de estos misioneros, y de los líderes argentinos decenas de congregaciones, se fueron formando en las provincias de Salta, Jujuy y Tucumán.

El 22 de abril del año 1.972, las iglesias ya establecidas se agruparon para formar la Asociación General de Iglesias Cristianas Evangélicas Bautistas del NOA, hoy denominada Unión Bautista del NOA.

En la actualidad hay 81 iglesias afiliadas, distribuidas en las provincias de Salta, Jujuy y Tucumán. 

Nuestra entidad mantiene vínculos fraternales, con instituciones nacionales y extranjeras, que mantengan los mismos principios bíblicos, y propósitos idénticos a los nuestros.